ECOS de Benaiges


Porque no enterraron muertos ya que eran semillas.



De la fosa a la Escuela.

Han pasado siete años, desde que fui por primera vez a los montes de la Pedraja, Burgos, para documentar la exhumación de aquella gran fosa de republicanos fusilados en 1936 por sus ideas. Y, en estos años, han ocurrido tantas cosas...

"El maestro que prometió el mar" surgió a pie de fosa aquel verano de 2010.  Gracias al testimonio de Antonio García supimos del trágico destino de Antoni Benaiges, el maestro de su pueblo, Bañuelos de Bureba. Desaparecido en el verano de 1936, pocos sabían que su historia estaba entre aquellos montones de huesos y efectos personales recuperados del olvido. La noticia  provocó que se tejiese un lienzo invisible que empezó a unir personas con un propósito común: dignificar y homenajear la memoria silenciada de aquel maestro.  Se inició todo un ejemplo de trabajo cooperativo en el que participó su familia de Mont-roig del Camp, varios abuelos nonagenarios de Bañuelos, que habían sido alumnos suyos, algunos vecinos del pueblo y de Briviesca, los niños y las niñas mexicanos de la Escuela que fundó Patricio Redondo, amigo personal de Benaiges, los maestros del Movimiento Cooperativo de la Escuela Popular, herederos de los que introdujeron la imprenta en sus aulas y un gran número de personas que han hecho causa común buscando y aportando información sobre el maestro y las circunstancias de su vida y de su muerte.

Los ecos de Benaiges, la recuperación de su memoria.

La exposición fotográfica que recoge el proceso de exhumación de la fosa y la aparición del maestro no tardó en llegar. En 2011, el Casal de Barri de “Les Esmandies” de Mataró produjo íntegramente la exposición “Desenterrando el silencio”. Después, a principios de 2013, llegó el libro, coeditado por la editorial Blume, Ventall Edicions y la Associació Mirmanda. La calidad humana y la rigurosidad en el trabajo de sus autores, Paco Escribano, Queralt Solé y Francisco Ferrandiz, permitieron que la divulgación de esta memoria llegase muy lejos.
En noviembre del mismo año presentábamos el documental "El Retratista" en los Cinemes Girona, de Barcelona. El documentalista italiano Alberto Bougleux aportó su sensibilidad para explicar esta historia en 52 minutos. La producción corrió a cargo de 194 mecenas que nos ayudaron a encontrar la memoria de Benaiges en la Escuela fundada por Patricio Redondo en San Andrés Tuxtla, un pueblo del estado de Veracruz, en México. Allí, a 12.000 km de distancia, constatamos cómo los niños y las niñas de aquella pequeña escuela mexicana rendían permanente homenaje al maestro Benaiges imprimiendo su nombre en la contraportada de sus cuadernos escolares, ¡nada menos que desde 1940 hasta el día de hoy!
Sin embargo, en la tierra que lo vio nacer, el maestro era oficialmente un olvidado, un desaparecido más, una memoria perdida y casi olvidada.

Y llegaron los versos, las notas musicales y los lienzos.

El cantautor de Cerdanyola del Vallès, Ramon Sauló, junto con Manel Gil-Inglada, dedicaban dos canciones al maestro desaparecido, “Lejos queda el mar” y “I el mar esperant”, esta última en catalán. Para su grabación se contó con la colaboración de Turó Solidari. Las niñas y los niños de este fabuloso proyecto pusieron voz a los textos del cuadernillo "El Mar, la visión de unos niños que no lo han visto nunca". Por fin voces infantiles volvían a leerlos en voz alta como antaño se hacía en la Escuela. Este cuaderno fue publicado en enero 1936 por la escuela del maestro Antoni Benaiges. En él, sus alumnos, que no lo habían visto nunca, explicaban cómo se imaginaban ellos que sería el mar.

Inspirados en la figura del maestro catalán, artistas como Emilio Zaldívar,  Javier Martínez, Mauricio Maggiorini, Pepe Frutos y Gema Marchamalo  Incluso el sobrino nieto del maestro, Enric Aragonès, recogería en un maravilloso poema todo el proceso de recuperación que estaba aconteciendo:


SOPLA EL VIENTO

Sopla el viento, ¿de dónde viene?
¿de Mont-roig a Bañuelos
o de Bañuelos al mundo?
¿de la fosa a la escuela
o de la escuela al futuro?

Sopla el viento, ¿de dónde viene,
hacia dónde va?

Sopla un viento que peina bien   
-que sacude los miedos
y ventila las aulas,
que nos sacude el sueño
y ventila las almas.

Sopla un viento que peina bien,
e ilumina el mapa.

Sopla el viento y hace sol.

Un viento de escuela y memoria,
un sol de historia y libertad.

Un viento del pasado que vuelve,
un sol hacia el cual caminar.

Enric Aragonès
Bañuelos de Bureba, 11 de abril de 2015


En 2017 nuestro quehacer continúa. Actualmente trabajamos en otros formatos de expresión con la intención de llegar a otros públicos, especialmente los jóvenes. 

El cómic es uno de estos productos. Desde hace unos meses trabajamos con el dibujante Javier Martínez Sancho en una historia que transcurrirá por diferentes escenarios y épocas. Nos moveremos entre 1912 y 2010, desde Mont-roig a la Pedraja y de la Pedraja a Briviesca.                                                             

Y también, la novela. Ésta que tenéis en vuestras manos. Escrita a 4 manos, entre Sebastián Gertrúdix, maestro freinetiano, y  yo mismo. Entre los dos intentamos recrear los dos últimos años de la vida del maestro.                                                                                                                                                             

Gracias a los testimonios, a las crónicas de la época, a las publicaciones del propio maestro y a los cuadernillos escritos por los niños, nos hemos podido acercar al educador y militante político, así como al hombre enamorado y sensible.

Continuaremos trabajando en otros formatos de expresión, otras formas de recuperación de esa memoria es mediante el trabajo en la propia escuela con prensa escolar. Desde 2015 son varios las maestras y maestros que se han dirigido a nosotros para implantar en sus aulas el trabajo con imprenta, tal como lo hacía la escuela del maestro Benaiges hace 80 años, potenciando así el texto libre, la asamblea, el trabajo cooperativo, la impresión y el grabado entre los alumnos. Tanto los compañeros de la Experimental Freinet de Veracruz como los familiares del maestro francés Pierre Gambús nos aportaron un par de prensas para que estas vuelvan a la escuela, para que vuelvan a ser los niños las que las hagan funcionar.

Todo este trabajo ha tenido un objetivo claro: recuperar la memoria del maestro; explicándola con todas sus letras, desde el asesinato en los Montes de la Pedraja hasta su trabajo diario en la escuela, resaltando su perfil pedagógico como el más político y militante. La historia de este maestro exhibe esta dualidad, memoria y educación, y es así como debería ser explicada y así es como vaticinó su amigo y compañero de profesión Patricio Redondo, al recibir la noticia de su asesinato:

“Que cuando pase el tiempo, los años y los siglos, puedan los hombres que nos sigan encontrarse allí una vida, todavía viva y viviendo, un ejemplo que les diga que aún allí está en pie, enhiesto, erguido con la frente despejada, dando plenamente la cara al aire, un hombre, un Maestro, Maestro que fue el primero en llevar a aquellas tierras abrasadas por el sol y quemadas de frío y esclavizadas de ignorancia, la primera luz de la libertad, sabiendo vivirla. Salud, pues, BENAIGES.”

Porque no enterraron muertos, sino semillas.


                                                                                  Sergi Bernal
Barcelona, julio de 2016
http://desenterrant.blogspot.com















   
Ramon Sauló i Manel Gil-Inglada, Lejos queda el mar.









Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada